domingo, 15 de enero de 2017

El futuro es una promesa vacía

Cuando eres joven el mundo te bombardea con ideas del futuro, creces pensando y haciendo todo para tener una vida mejor algún día. Te duermes temprano para sentirte bien mañana, vas a la escuela para que cuando seas mayor tengas un buen trabajo y sacrificas tu presente con la promesa de que el futuro será una cosa increíble.

Muchas personas me hablaron de sus sueños durante años, decían cosas como "yo quiero ser doctor porque me encantaría salvar vidas y ayudar a la gente" "voy a ser biólogo porque amo a los animales y la naturaleza" "estudiaré artes porque me gusta mucho dibujar y creo que lo hago bien"; ahora esos seres humanos que alguna vez estuvieron llenos grandes ideas están metidos en una maldita universidad cualquiera, estudiando lo más equis que pueda existir porque no tienen tiempo de pensar en ellos mismos, ni en lo que quieren de verdad porque vivimos en un país sin oportunidades que no te da tiempo de equivocarte se quieres llegar a ser alguien.

Es triste ver como gente con mucho talento se rinde y estudia lo que sea porque "hay que ir a la universidad", tiran a la basura todo lo que alguna vez quisieron y cumplen las expectativas de su familia y del mundo porque así debe ser, no hay otra forma. 

¿Qué pensaran los niños que alguna vez fueron? ¿Qué pensaría el niño que soñaba con ser pintor al saber que su versión del futuro va a vivir con estrés infinito hasta el fin de sus días metido en una oficina?

El conformismo siempre es lo más sencillo y muchas veces lo más apreciado ya que suele ser confundido con sensatez.

Las personas mayores hablan de mi generación como un caso perdido, se burlan de nosotros porque no tenemos trabajos fijos, no tendremos pensión y mucho menos una "familia natural", creen que estamos solos y que venimos a destruir su perfecto orden social con nuestros sueños utópicos y falsas fantasías; por decirlo de alguna forma, están esperando que aterricemos. 
En muchos sentidos creo que vivimos rodeados de medios que nos llenan de inseguridad, estamos acostumbrados a pensar que no somos lo suficientemente buenos para nada y a que por eso deberíamos quedarnos con lo que le toca a las personas no extraordinarias.

A pesar de todo esto, no puedo decidir quienes están mal, los que quieren un futuro promedio y aburrido en el que sobrevivir sin vivir de verdad o los que quieren volar hasta lo más alto aunque la caída los mate.

La idea del futuro es una promesa vacía, cuando lleguemos a ese momento, ya se habrá ido y  pasará a ser el presente, nunca podremos disfrutar lo que tenemos a menos que dejemos de pensar en el después y nos preocupemos más por el ahora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

No seas muggle y comenta con decencia :)